Hacia la independencia política de Cataluña y Espanya. Más allá de la ignorancia gili- político-planificada.

Resulta difícil escapar de la estupidez política; más aún, cuando en una vida de largos retiros voluntarios, se cuelan entre la calma de los apacibles y frescos despertares: incomprensibles y contaminantes berridos de no sé qué independentismo. 

El caso da para mucho y muuuchos escritos. Lamentablemente nuestras tristes vidas están más cargadas de escritura que de consciente y vívido discurrir . La estupidez humana se mide por el número de escritos que tiene a sus espaldas. A mayor número de estos mayor la estupidez. De ahí la enorme confusión e ignorancia que nos asola. 

Porque los independentismos son el resultado de una grande y planificada ignorancia. Una ignorancia que NO nace de la independencia sino de la enorme y gran dependencia a esos que ostentan el poder, a esos que nos prometen la independencia. Pero como ya algunos sabréis, el poder no está en ellos sino en el interior de cada uno de nosotros.Que quede claro. La independencia nace de dentro, de in, del interior. No hay independencia sin individualidad(que no individualismo). La mal llamada independencia lo que pretende es meter a un grupo de personas bien ahormadas, bien homogeneizadas en el redil. Redil al que llamarán: nación

Podría remontarme a cuando tenía 7 años, (la verdad es que el temita da para mucho) y algún personajillo me hacia la típica pregunta: – ¿Y tú, por qué no hablas catalán? – #~½{¬{@~ –¿Cómo dice… ? Mi perplejidad era supina y la pregunta era lo mismo que si el pobre hombre me preguntase por mi extravagancia de caminar a dos patas… respirar vía fosas nasales, masticar por la boca, o tener la manía de mirar con los ojos para no darme un castañazo. Mi poca comprensión de la vida sufrió uno de sus primeros guantazos(luego vinieron más) Aquel niño de siete años había dado con un adulto de siete años mentales. Luego, con el tiempo, me fui dando cuenta que eso era lo normal. Los adultos actuaban como si tuvieran siete años, o bastantes menos… 

Todo este tema, a parte de por el ruido que contamina mis despertares otoñales, vino motivado por cierta conversación a la que no pude dejar de echarle el oído, y a la que en algún momento me añadí, y sabe el Universo que últimamente me añado a pocas conversaciones. En dicha conversación se calló en los tópicos del independentismo ¿catalán?. Lo digo porque el independentismo ya es de por sí una bandera. Sería algo como la bandera de la bandera, algo realmente kafkiano, cómico y estúpido. Lo cual me congratula; porque pensar que todo este asunto es serio sería perder la chaveta por completo. 

Una frase que me hizo gracia fue la de que: “Los políticos se aprovechan del independentismo para hacer su propia campaña.” ¡Cómo si el independentismo fuera algo ajeno a la política y uno cuando se levanta para ir a trabajar a las seis de la mañana y con un frío del carajo dice:! –¡Anda, yo quiero ser independiente. Viva la independencia, Catalonia is not Spain! Vamos, que la independencia aparece por obra divina, por casualidad, como si nada… Me troncho. 

¡El independentismo es una creación política, con intereses políticos y fines políticos! Más claro, agua. Ahora pueden cambiar políticos por poder. Pueden cambiar poder por “bisnes”, pueden cambiar business por EGO; personaje, sombra o mala sombra. Todo este asunto es un jo… disparate. 

Otra que me hizo gracia fue la de: – es que si seguimos así el catalán(lengua) se perderá. Vaya como si el catalán fuera algo a parte de una abstracción lingüística, enfocada única y exclusivamente para comunicarnos. Y resulta que usamos el catalán para incomunicarnos. Mejor estaríamos mudos. Aunque no es sólo eso, claro, cuando escuché esa frase me vino a la mente la imagen de una fábrica de pollos, en este caso, humanos… Una fábrica de carnaza independentista para alimentar a la causa. Cuando lo reflexioné un poco más, me di cuenta que eso era lo que estaban haciendo en las escuelas públicas: Carnaza para la “causa”.

Chico, si se pierde el catalán mala suerte, tan mala suerte como el día en que mis descendientes se mueran y no quede más bicho Rivera pisando la faz de la tierra. Porque mis jodidos ancestros se remontan al mismo instante que apareció el bigban…y mucho antes. Y todo lo que sucedió desde ese instante, y todos los instantes que sucedan después, serán parte de mi descendencia, de mi sangre, de mis átomos, de mi esencia y energía. Y eso, ninguna idea independentista y limitadora lo pueden evitar. El catalán es una bella expresión más de ese paso por la evolución. Nada más y nada menos. No entender eso es no entender nada. 

Ni la flor más bella del jardín es inmortal. O sí, sí que lo es, da todo su esencia y energía a esas nuevas generaciones de flores que libremente y sin apegos darán todo su potencial. Porque si esa bella flor no dejase crecer libremente a otras flores, ¿Qué tendríamos? ¿Miles de bellas y clónicas tristes flores? ¿Esa es la diversidad que predican? ¿ Es ese el mundo que queremos? Oda al gris. 

Demasiada filosofía para la casta. Ellos no entienden nada. 

Otra cosa que me sorprende es la idea que durante mucho tiempo, ya se lo han currado, se tiene de España. Y nada tiene que ver con defender la nación y la patria, porque todo lo que he dicho sobre Catalunya también lo creo de España. Soy un apátrida convencido. Lo que me molesta es la manipulación y la mentira y esa sí que es mi bandera(es broma, nada de banderas).

Porque claro, cuando se relaciona a España con el garrulismo, con los toros, con el Real Madrid, Franco, GH, la sequía, los fachas… Pues claro, ¿Es que no hay nada bueno…? Asín quién quiere ser apañó… Y no sólo la imagen de España se ha manipulado, también se lo han hecho en la suya propia. El buen catalán, último modelo de la era social-convergente y amontillado. Toda la diversidad la hemos reducido a UNO. Alabado sea el señor. 

Es que todo este asunto no es más que una maldita manipulación colectiva, manipulación que se ha convertido en eso que llaman el sentiment català. Una forma linda y romántica de racismo, uniforme y sectarismo...Olvidándose por completo, no podía ser de otra manera, del sentimiento humano, ese sí que nos une a todos. Ese no entiende de banderas, colores ni sabores. 

¿Sabían que humano viene de humus, de desecho? Pues eso. 

Por cierto chaval, tú que no tienes a donde ir, tú que apenas llegas a final de mes, a ti que tus padres han tenido que abrirte las puertas y la nevera otra vez… con la poca pasta que te queda después de la última subida del IVA de Rajoy… tú, que has vendido, ya hace mucho, lo poco que te quedaba de independencia: sí tú, ¿Qué diablos haces junto a ellos? ¿Qué carajo pretendes llenańdote la boca con la palabra INDEPENDENCIA? ¡¡¿Es que no ves que tu maldita bandera y tu maldito país hace mucho que te abandonaron?!!

Es duro reconocer que aquellos que peor lo están pasando sean los más radicales. Claro, sólo les queda una esperanza, una cuerda débil y sucia a la que agarrarse, ya nos les queda nada. Sólo esa idea sucia y manipulada; esa carajada sibilina y abyecta que tan quirúrgicamente les han ido insertando; la independencia, su santo grial, su tierra prometida. Ese sitio en el que todas sus esperanzas serán echas realidad. En las que sus patéticas vidas(lo que les han hecho creer) alcanzarán algún sentido. El cielo, el infierno, es que ya está muy manido, no son nada originales. Los salvadores de la patria. 

La independencia no sería válida si sus vidas fuesen maravillosas. Y da igual si es o no real toda esta farsa, lo que importa es que se lo crean. Y no es que sea el independentismo la única herramienta de esta casta de parásitos; NO, es una excusa , una oportunidad que muy bien han sabido aprovechar. Pero cuando ya seamos independientes, entonces, de otras mentiras y condicionamientos se aprovecharán(su humus narcisista no tiene límites). El independentismo se viste de muchas formas. Independiente de enfermedades, ahí tenemos a la mafia médica, independentismo de la incultura, ahí tenemos a los intelectuales vendiendo y vendiéndose(¿alguien los ha visto en esta crisis?). Qué decir de la independencia de la INSEGURIDAD, todo vale por tener un futuro digno, SEGURO; y a cambio una existencia indigna. ¡No habéis inventado nada! La estulticia inunda todos los libros de historia. Vuestra historia. Sólo hay que correr un poquito el velo. 

Año dos mil veinti-y-pico…. Catalunya es independiente. El vecino guarro del quinto ya no fuma en el ascensor, las clase política ha desaparecido y los asuntos de importancia se votan a mano alzada en Plaza Catalunya. Por fin mi hijo puede ir al parque sin tener que comerse una colilla de la mamás fumetas… Los ríos son potables, y los abuelos han dejado la petanca por hacerse unos largos en el delta del Llobregat. Hay trabajo para todos y ya nadie se acuerda de la crisis. ¿Qué crisis…? Por cierto, las cacas de los perros ya no invaden la ciudad, sus dueños son ahora independientes…”

Viva la independencia. De chorizos y manipuladores. Que ningún aprendiz de Masgo os amargue el día. 

Vivir en en el siglo dieciséis no es para nada la mejor de las libertades (curioso que el tema de debate y lo que esté condicionando nuestra realidad sea algo que ocurrió hace 300 años. ¿Tan mal estamos?) Y menos todavía, renunciar de un pasado que entre otras cosas es el responsable de que tú estés ahí reclamando todas estas chorradas. Ya lo dicen en oriente, este mundo es una ilusión. Y más si vivimos la ilusión de hace 300 años. Parece que el único que tiene menos de 300 años soy yo, todos los demás vivieron la injusticia de Felipe V(como si la justicia fuera la nota predominante de aquellos tiempos). Imaginaros a Mas, Maragall, Obiols, Pujol, pero hace 300 años, por Dios, qué miedo. Ya dan miedo ahora… 

Que tu madre sea una borracha y tu padre un putero(nuestra historia, en resumidas cuentas) no es justificación para que te pelees con tus hermanos que a fin de cuentas son el espejo de ti mismo e igual de victimas del mismo jodido pasado de pandereta que nos han hecho creer. Acéptalo, vive con ello y haz de tu presente el mejor lugar del mundo. Catalunya será independiente, cada día estoy más convencido de ello, pero no lo serán sus ciudadanos mientras sean dependientes de esa maldita casta. Y todo apunta a que será así. La independencia es una creación única y exclusiva de la casta política. El que crea lo contrario está muy, muy, pero que muy malito. Creo que ya lo dije más arriba. 

Nacho Rivera. Dependiente, jodidamente dependiente. Pero no de ti, querido Mas.

Besos y abrazos.

Anuncios

Políticos, la nueva casta.

En todas la épocas han habido castas. Llegó la democracia y parecía que eso se iba a terminar. Nunca más lejos de la realidad. El problema no son los conceptos, o la teorías, no;e l problema es el ser humano, y la evolución de su conciencia.

Ahora tenemos dos tipos de ciudadanos, los políticos y el pueblo.

Los políticos son los privilegiados, adquieren unos derechos mínimos que ya quisieran la mayoría de ciudadanos.

El pueblo, los que no son políticos, pueden alcanzar cualquier meta que se propongan, hablando siempre de este nuestro primer mundo y de regímenes democráticos, pero también pueden quedarse en la mayor de las pobrezas. El ciudadano de a pie, no tiene la seguridad garantizada.

Pero la casta política, nuestros políticos, tendrán el futuro resuelto por muy mal que les vaya.

Han creado un mundo a parte muy peligroso, y muy alejado de la realidad del resto de los mortales.

Cuando la política se convierte en una forma de vida, cuando la política se convierte en una casta superior; entonces pasa a ser un problema y no una solución. Entonces alcanzar ese estatus se convierte en la principal meta de estas personas y no sus buenas intenciones. Los políticos deberían de servir al pueblo y no servirse de él.

Todas sus energías las utilizan para alcanzar sus egoístas metas y no las de la colectividad. Todos quieren ser ministros, diputados, secretarios, presidentes, consejeros, alcaldes, … Entonces entran en una lucha sin cuartel, incapaces de llegar a acuerdos y velar por el pueblo.

Como todos no pueden conseguirlo entonces se pelean, forman otros partidos políticos y aumenta la desunión. Otros los más voraces intentarán crear nuevos territorios, estados independientes lo cuales poder gobernar.

Entonces fomentarán el odio entre el pueblo, recuperaran antiguas tradiciones, manipularán la historia, la lengua o cualquier cosa que les ayude en su locura de poder.

La solución sería el altruismo, la meritocracia y la disolución de cualquier partido político. Sería un sistema basado en el bien común. Sería igual que ahora pero sin partidos.

En una empresa, en un hogar, en un grupo de amigos no hay partidos políticos, se reúnen y toman las decisiones por consenso. En algunas empresas muy avanzadas forman grupos de trabajo en las que se reúnen empleados de todas las categorías( directivos junto a operarios, mozos,etc) y trabajan codo con codo en la resolución de problemas. Además de enriquecedor a nivel individual, consiguen enormes éxitos a nivel colectivo. Y el que no quiere colaborar se le echará de la organización, sin importar el cargo que ocupe. No hay cabida para los vividores o ineptos. Estas organizaciones están a la vanguardia del mundo empresarial y muchas de ellas son multinacionales.

Ese es el camino.

El mundo de la política no tiene por qué ser diferente. Ya es hora de acabar con las castas, los caraduras y con las luchas de poder a ver quien es presidente.