Ideologías, si las sigues te suicidas

La verdadera ideología consiste en no tener ninguna ideología. Critica todas las que te asalten. Pero jamás critiques el amor de nadie.

El diablo de la religión católica no es otro que el mismísimo ego. Ese ser interior que nos susurra al oído, se cuela en nuestros pensamientos y nos hace actuar en contra de nuestros instintos.

Los grandes pensadores siempre han culpado de los males del hombre al instinto. Nada más lejos de la realidad. ¿Os imagináis a la mente consciente decidiendo nuestra respiración, los latidos del corazón o la cantidad de oxígeno que la sangre ha de distribuir por los diferentes órganos del cuerpo? ¡No estaríamos aquí! Hace tiempo hubiéramos desaparecido de la faz de la tierra.

Ese mismo ego que creó ideologías para diferenciarse de sus semejantes. La mente siempre aspira a más. No se conforma con vivir, necesita teorizar, saber el por qué de las cosas. Y en esa búsqueda egoica pierde todo contacto con su realidad. Acaba viviendo en un mundo filtrado por teorías, ideologías, prejuicios, miedos…

El mismo acto de amar se convierte en un negocio, en un contrato. Ya no somos capaces de amar por el simple hecho de hacerlo. Necesitamos algo a cambio. Llevamos el amor a la cabeza y lo convertimos en mercantilismo. Lo mismo sucede con el sexo. Deja de fluir, se transforma en algo obsesivo. La mente interfiere en el instinto y se convierte en algo enfermizo. Lo tenemos todo el día metido en la cabeza y acabamos siendo esclavos de él y ya no lo disfrutamos.

Ese mismo ego que nos hace esclavos de nuestras teorías, filosofías e ideologías. Que no es capaz de cambiar de opinión, que se aferra por un simple motivo de orgullo.

De ahí mi repulsión por cualquier ideología. Vemos a nuestros semejantes como teorías, etiquetas, y nos olvidamos que en frente hay una persona. Ni siquiera la humanidad vale más que una persona. La humanidad es una idea, una abstracción. Pero una persona es una realidad. El que te ofrece su ideología esconde la verdad, tiene algo que ocultar.

El planeta, nuestros hijos, nuestros amores, nuestros hermanos, nuestros ríos, nuestros árboles, nuestra fauna…: no necesitan ideologías, necesitan nuestro amor, necesitan nuestro más inmenso amor.

Jesús decía: sólo los niños entrarán en el reino de los cielos. Y que gran razón tenía. Sólo los niños tienen esa inocencia, esa claridad, sin prejuicios, asombrándose de todo lo que les rodea.

El mundo se desmorona ¿y tú, aún sigues peleándote por ideologías?

Anuncios

4 pensamientos en “Ideologías, si las sigues te suicidas

  1. Y aún quisiera añadir la siguiente frase de William Irwim Thompson: “La ideología es a la mente lo que el excremento al cuerpo: el remanente exhausto de las, en otro tiempo, ideas vivas.”
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s