Petrodólares, un chorro viscoso y oscuro de democracia,

malalechedemercalsaboramierdaÉrase una vez, un pacífico y cálido país en donde sus habitantes vivían felices y contentos, o casi…

Disponían de todo tipo de riquezas naturales y ganaderas y se auguraba un próspero futuro.

Pero su clase dirigente estaba más por corromperse y vivir del cuento que hacer los deberes. Así que despreocupándose del desarrollo y modernización del país, el pueblo cayó en brazos de la miseria.

Aprovechando tal desaguisado, un joven y prometedor aspirante a dictadorzuelo preparó lo que sería el golpe de su vida. Ya se sabe, el que siembra vientos recoge tempestades, o eso dicen.

Y claro está, el hambre no entiende de política y ganó las elecciones.

Como le gustaba eso de estar en la poltrona, fíjate qué raro, empezó a tramar un plan para estar en ella de por vida.

Para ello empezó a desacreditar a la oposición, a cerrar medios de comunicación críticos, utilizar los medios públicos a su favor y sembrar miedo hacia todo lo que fuera en contra de sus intereses. Instauró el pensamiento único- cómo me suena esto – y favoreció a todos los que seguían sus directrices- eso también me suena – o miraban para otro lado.

Uno de sus principales objetivos era no permitir el desarrollo de las clases bajas , y si podía cargarse a las clases medias, mejor todavía.

La lógica era fácil: si tenía al pueblo famélico, pero mantenido con el dinero de los petrodólares y comiendo de manos del estado, éste nunca se atrevería a traicionarle. Ya saben, el perro nunca muerde la mano que le da de comer.

Así que para las próximas consultas ya tendría a todo el pueblo idiotizado y/o  acobardado. Todo listo para perpetuarse en el poder. Y a esta pantomima la llamarían democracia y consulta legal.

Para colmo, los estados democráticos del resto del mundo, a cual más ruin, harían rapiña alrededor de éste, haber quien se lleva la mejor tajada. A río revuelto… Unos venderían bombas y armamento y otros comprarían petroleo barato, barato. Y los más listos comprarían y venderían de todo. Mientras el pueblo de tan desgraciado país seguirá muriéndose de hambre. Tonto el último.

Todo esto maquillado, empaquetado y vendido al mundo como revolución popular, o en el peor de los casos, como romántica dictadura de izquierdas.

Una vez más la fuerza de las palabras al servicio del poder y la corrupción.

Va por vosotros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s